HUEMUL LEATHER STUDIO

Huemul Leather Studio es una firma de accesorios de cuero de calidad premium hecha al 100% por nosotros mismos en nuestro estudio en Mallorca.

En Huemul apostamos por el slow fashion. Nuestros diseños vigilan cada detalle, están cuidados y hechos con todo el cariño del mundo.

PIELES DE LA MAYOR CALIDAD

Seleccionamos cada pieza una a una en pequeñas curtiembres, respetando el origen natural del cuero, sus grietas y marcas y recalcando la belleza de la imperfección. Utilizamos cuero premium de curtido vegetal sostenible, mínimamente tratado y tintado con productos naturales respetando el medio ambiente, utilizando pieles recicladas del sector alimentario, convirtiéndonos en una marca eco-friendly.

Huimos de esas pieles lisas, todas iguales y buscamos el efecto "viejo/lavado" que tanto nos gusta.

MATÍAS PONSICO

Yo soy Matías. Con más de 20 años de experiencia en el sector, aprendí el oficio de la mano de mi padre cuando el destino nos unió en Buenos Aires. Allí aprendí técnicas artesanales que solo se conocen con el tiempo y fui perfeccionando con los años. Diseño junto a Anna y me encargo de todo el proceso de creo cada pieza en Huemul pasando por todo el proceso de creación de cada uno de nuestros productos. Puedo encerrarme horas en el taller; el tiempo ahí no pasa para mí. Trabajo con pasión y cariño y esa energía espero transmitirla en cada una de nuestras piezas. 

ANNA CARRASCAL

Yo soy Anna, la directora creativa de la marca y responsable de los diseños junto a Matías. Con amplia experiencia en el sector de la moda y extremadamente perfeccionista, quise optar por una marca única, donde cada detalle cuenta y hecha al 100% por nosotros. Buscamos pieles y diseños difíciles de encontrar, que hagan sentir especial al/la que lo luzca y que quieras guardar para toda la vida. Me siento orgullosa de cada pieza que creamos, no hay pieza que yo no luciría.

HECHO A MANO EN NUESTRO ESTUDIO

Todos los Huemul se elaboran totalmente a mano por nosotros mismos, siguiendo técnicas artesanales lo que hace que todo el proceso pase por nuestras manos, ayudándonos a vigilar cada detalle y defendiendo el slow fashion, el hecho con cariño, poco a poco y uno a uno. Lo que convierte cada pieza en única con máxima atención al detalle.